La Asociación Claver es una organización sin ánimo de lucro promovida por el Centro Arrupe y la Comunidad de Vida Cristiana en Sevilla (CVX), surge en el año 2000 y su ámbito de actuación es andaluz. La Asociación Claver forma parte del Apostolado Social, pertenece al Servicio Jesuita a Migrantes-España,  una red de entidades jesuitas dedicadas al acompañamiento, servicio y defensa de las personas migrantes y sus organizaciones. Para ello, lleva a cabo proyectos de intervención con colectivos migrantes (hospitalidad y acogida, formación, acompañamiento asociativo, defensa de derechos, etc.) así como acciones y campañas de sensibilización e incidencia pública, e iniciativas de investigación. Todo ello, con el horizonte de la promoción de una sociedad inclusiva, integrada e intercultural.

Las entidades que conforman el equipo de SJM son: la fundación Migra-Studium (Barcelona),  la Asociación SJM Valencia (Valencia,  fundación San Juan del Castillo – Centro Pueblos Unidos (Madrid), la Fundación social Ignacio Ellacuría (Bilbao) y la Asociación Claver (Sevilla).  También colaboran otras entidades que forman la red SJM vinculadas a la Compañía de Jesús, como la Asociación Atalaya Intercultural (Burgos), el Centro P. Rubio (Madrid), la Fundación Red Íncola(Valladolid), el Centro Lasa (Tudela) y el Instituto de Migraciones de la Universidad Comillas (Madrid).

Se coordina con el Servicio Jesuita a Migrantes de Latinoamérica y el Servicio Jesuita a Refugiados. 

En Andalucía, formamos parte de la Plataforma Apostólica de Andalucía Occidental de la Compañía de Jesús, y a través de esa presencia, coordinamos la Comisión de Hospitalidad y establecemos redes con otras entidades de la Compañía como las Fundaciones SAFA y Loyola y la Universidad Loyola Andalucía.

La Asociación Claver es una organización sin ánimo de lucro promovida por el Centro Arrupe y la Comunidad de Vida Cristiana en Sevilla (CVX), surge en el año 2000 y su ámbito de actuación es andaluz.

Todos

Acompañamos, Servimos y Defendemos a personas inmigradas, apostamos por una ciudadanía inclusiva, un voluntariado comprometido y el diálogo intercultural.

San Pedro Claver

¿Por qué Claver?

La Asociación Claver encuentra inspiración en el testimonio de San Pedro Claver, “el esclavo de los esclavos”, el santo jesuita que asistía a esclavos devolviéndoles la dignidad, haciéndoles sentirse personas.

Misión

Promover una ciudadanía intercultural y una cultura de solidaridad especialmente con los excluidos de nuestra sociedad, sin abandonar las causas que la generan y en favor de la dignidad humana.

Valores

Cuidado de la dignidad humana

Solidaridad

Justicia

Acogida y hospitalidad

Interculturalidad

Diálogo

Igualdad y equidad

Desde dónde actuamos, nuestro estilo

Desde el “ser para los demás”

Hablamos fundamentalmente de una acción que surge desde el “ser para los demás” y nos lleva al encuentro con el “otro.

claver-familia

Desde la empatía con los más desfavorecidos y vulnerables

Deseamos  ponernos en el lugar del otro y vivir la compasión. Reconocemos en las personas “desfavorecidas” igual dignidad humana. Nuestras acciones cobran sentido si contemplan el dolor de tantas víctimas de nuestra sociedad injusta y desigual.

Desde la horizontalidad del encuentro

Cuando miramos el rostro de alguien, iniciamos el camino de abrirnos al encuentro. Es allí cuando se opera el reconocimiento como actitud de devolver dignidad allí donde se ha perdido, y de ver personas con dones y capacidades, de reconocerlas igual en sus diferencias. Centrarnos en el encuentro desde espacios horizontales, nos ayuda a enfrentarnos a la difícil tarea de no mirar a los otros (empobrecidos, excluidos, vulnerables, diversos, no reconocidos) como objetos de nuestra ayuda.

Desde el empoderamiento personal

Partir desde las necesidades, potencialidades e intereses de las personas migradas es un principio de actuación que nos aporta coherencia, sentido y mirada de proceso. Para ello buscamos desarrollar procesos de empoderamiento personal apoyados en espacios formativos, para dotar de herramientas sociales y de crecimiento personal, que les devuelva la capacidad de reconducir su propia vida.

Desde la participación y la incidencia: ser transformadores

Las personas migradas tienen que ser actores claves en transformar su propia realidad y la realidad injusta que les rodea. Desde esta óptica, consideramos que el empoderamiento personal no es suficiente, es necesario además que sean conscientes de la necesidad de cambiar con otros la realidad injusta en la que viven. Para ello buscamos generar espacios de reflexión, participación y sensibilización. Buscamos construir escenarios de reconocimiento y legitimación del “otro” con la ciudadanía con la que comparten su día a día.