“La hospitalidad abre fronteras"

Fronteras

Cruzar la frontera: momento de euforia o alivio cuando se supera el puesto de control documental, de frustración cuando se produce el rechazo. Las políticas de control de fronteras deciden a quién se permite cruzar en función de numerosas variables. Como hay voluntad política de limitar las entradas, se habla de presión migratoria, se agita el fantasma del miedo, se invierten medios para impedir el cruce de fronteras, y se aumentan las penalidades y peligros de quienes están determinados a cruzar a pesar de todo.

Durante muchos años, la frontera que ha cruzado la mayoría de personas migrantes ha sido la de los controles de documentación de los aeropuertos: frontera invisible para la mayoría de población. En el norte de África, las vallas de Ceuta y Melilla se han convertido en la imagen más poderosa, la más mediática, más incluso que el mar, atravesado en pateras, cayucos, zódiac y otras embarcaciones.

La noción de frontera cambia con la política de control de flujos migratorios y de lucha contra la inmigración irregular. Se amplía el espacio fronterizo hacia fuera y hacia dentro, generando limbos en los que no rige enteramente el Estado de Derecho, en los que más fácilmente se violan derechos humanos. La asociación Claver, dentro del SJM, se hace presente en la Frontera Sur hacia afuera y en los CIE como Fronteras invisibles hacia dentro.

Frontera Sur

Fronteras Sur

Durante años, el SJM ha colaborado con la labor humanitaria de la Iglesia con los migrantes y refugiados en tránsito por Marruecos. A partir de esa colaboración, ha podido observar las condiciones de vida de los migrantes en los suburbios de Casablanca y en los bosques aledaños a Melilla.

Desde 2015, el SJM se ha preocupado por la problemática experimentada por los migrantes y refugiados en su cruce de la frontera con Melilla, y mientras se prolonga su tránsito por la ciudad autónoma hasta poder cruzar a la Península. Ello implica la creación de un espacio de escucha y orientación sobre los derechos que se les reconocen y que, frecuentemente, no ejercen por falta de información adecuada. También implica una labor de investigación y difusión, para sensibilizar a la sociedad y para incidir en los poderes públicos y administraciones públicas.

La asociación Claver tiene como misión dar apoyo al dispositivo del SJM en Melilla, manteniendo el contacto con los actores diversos presentes a ambos lados de la Frontera Sur.

Fronteras invisibles

Fronteras

Los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) constituyen otra frontera en el interior del territorio: puerta de salida hacia la expulsión y devolución de extranjeros, puerta de entrada (en cierto modo) para las personas cuya expulsión o devolución no se puede ejecutar.

Como fronteras, los CIE son espacios en los que se observan limbos jurídicos, zonas de no-garantía y no-protección de derechos. En cualquier caso, son lugares de sufrimiento y angustia.

Por eso, el SJM organiza equipos de voluntarios que visitan a las personas internadas en los CIE. A partir de esta labor humanitaria, se observan las condiciones de vida, el grado de aplicación o no aplicación de la normativa. La publicación de informes ayuda a visibilizar una realidad invisibilizada, para sensibilizar a la sociedad e incidir en las políticas: hasta llegar al cierre de los CIE, mejorando las condiciones del internamiento entretanto.

La asociación Claver tiene como misión la visita a las personas extranjeras internadas en el CIE de Tarifa, contribuyendo a la labor común de observación, publicación e incidencia del SJM.