Ni criminales ni víctimas, siguiendo la estela de San Pedro Claver

Claver-SJM celebra la memoria de su santo patrón en un clima enrarecido, que asigna a las personas migrantes y refugiadas dos imágenes sociales preponderantes: criminales o víctimas. San Pedro Claver sirvió a personas sometidas a la esclavitud, despojadas de su dignidad: alivió sus padecimientos, les dispensó un trato digno, su preferencia venía a ser una muda protesta contra la deshumanización propia del sistema esclavista. Podríamos decir que el ejemplo del santo nos mueve a servir y a defender… desde luego, con una palabra pública y explícita. La imagen que compartimos muestra algo que quedaría más allá de la dedicación apostólica de Claver: la formación de una comunidad de personas que se saben iguales en la diferencia. Nuestros quehaceres cotidianos parecen limitarnos la labor de acompañamiento: la más eficaz a medio y largo plazo para construir esta sociedad, para gestar la convivencia entre personas libres, iguales y vinculadas. No podemos reducir la imagen de las personas migrantes y refugiadas a criminales o víctimas: nuestra sociedad está definitivamente configurada por mil movimientos de emigración, inmigración y tránsito. Apostamos por la convivencia. Que San Pedro Claver nos aliente.