Convocatoria laboral en Claver-SJM

Convocatoria laboral en Claver-SJM

La Asociación Claver-SJM  valora la importancia de trabajar en el barrio de Los Pajaritos por sus circunstancias socioeconómicas particulares y la presencia creciente de población de origen inmigrado.

El proyecto “INCLUSIÓN LABORAL Y COHESIÓN SOCIAL” se propone desarrollar procesos de inserción laboral y sociocultural en los ámbitos educativos, de salud, vivienda, e integración social mediante la intervención en Tres Barrios Amate (donde se encuentran los Pajaritos) y El Cerezo.

Mediante esta convocatoria Claver contratará:

2 orientadores/as laborales a tiempo completo. Perfil Orientador/a

1 educadores/as sociales a tiempo completo. Perfil educador/a

1 psicólogo/a con capacidad de gestión a media jornada (ampliable a 30 horas de aprobarse modificación propuesta). Perfil Pscicólogo/a  

Convivimos en el Ayuntamiento de Sevilla

Convivimos es la Exposición promovida por Claver SJM que estará abierta a la ciudadanía en el Ayuntamiento de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla acoge hasta el próximo 2 de enero la exposición ‘Convivimos’ con fotografías que muestran la amplia diversidad cultural de la ciudad de Sevilla    

Con fotografías de Nicolás Haro, esta muestra trata de concienciar sobre la convivencia más allá de países de origen, razas y religiones especialmente entre la población más joven.

“Una galería de imágenes que son la normalidad del día a día en la ciudad de Sevilla y un ejemplo para concienciar a todos y todas en la tolerancia”, comenta el delegado Juan Antonio Barrionuevo. 

 

La Casa Consistorial acoge desde hoy y hasta el 2 de enero la exposición fotográfica ‘Convivimos’, iniciativa de la asociación Claver-SJM, Entreculturas y las fundaciones educativas Loyola y SAFA, con colaboración de la fundación Cajasol y la Delegación de Cooperación del Ayuntamiento de Sevilla, que trata de concienciar y sensibilizar sobre la convivencia ciudadana más allá de los países de origen, razas o religiones y que, en suma, revela la diversidad existente en Sevilla.

La muestra consta de una galería de 12 retratos de grupo de personas que conviven en la ciudad. Una representación de la diversidad cultural de la ciudad: diferentes orígenes geográficos (son personas nacidas en España, Italia, Rumanía, Marruecos, Camerún o Japón, entre otros países), rasgos faciales, idiomas, acentos, creencias religiosas (católicas, musulmanas, ortodoxas,…). Ciudadanos y ciudadanas que son compañeros y compañeras de estudios (ESO, bachillerato, grado y postgrado), que mantienen una relación laboral o que trabajan juntas, que comparten proyección cívica o vida asociativa (voluntariado, proyectos, hermandad religiosa, etcétera), matrimonios y familias.

“Es, en definitiva, una muestra del mapa social de Sevilla a través de la convivencia de su ciudadanía. Un conjunto de imágenes que son la normalidad del día a día en la ciudad de Sevilla y un ejemplo para concienciar a todos y todas y, especialmente, a las generaciones más jóvenes, sobre la tolerancia por encima de las diferencias”, ha comentado el delegado de Cooperación al Desarrollo, Juan Antonio Barrionuevo, quien ha participado hoy en la inauguración de la exposición junto con la delegada de Hacienda y Administración Pública, Sonia Gaya. Ambos han recorrido la muestra –con fotografías de Nicolás Haro– de la mano de Armando Agüero, técnico de la ONG Claver – Servicio Jesuita a Migrantes.

La exposición se exhibirá hasta el 2 de enero, accesible al público de lunes a viernes entre las 10.00 y 13:00 y las 17.00 y 20.00 horas, así como los sábados entre las 10.00 y 13.00. Concebida como herramienta formativa para centros educativos, ha circulado ya por el colegio Portaceli de Sevilla, el Centro San Hipólito de Córdoba y la Universidad Loyola en Dos Hermanas. Está previsto además llevar la exposición a otros centros educativos y universitarios a lo largo de 2020.

 

Los Pajaritos, esa frontera tan cercana

El barrio de Los Pajaritos es uno de los puntos de Sevilla que resuena en los medios por su complejidad. La fundación educativa SAFA está presente en el corazón del barrio desde hace años. Claver-SJM quiere hacerse presente, puesto que una buena porción del vecindario es de origen migrado. Roxana Rosales Migliore, orientadora en SAFA-Blanca Paloma y miembro de la CVX-Sevilla, puede darnos claves para asomarnos a una frontera tan cercana.

El próximo jueves 12 de diciembre a las 20:00 en el Centro Arrupe tendremos una oportunidad de conocer no solo en una perspectiva de un contexto y su problemática, sino desde la llamada a la construcción de ciudadanía inclusiva, de ir entretejiendo posibilidades para una colaboración y trabajo en clave de Plataformas Apostólicas, con la mirada puesta en las líneas prioritarias del proyecto apostólico de provincia.

Somos llamados a las fronteras, fronteras en un mundo de trincheras. Fronteras en un mundo de posiciones inamovibles. Fronteras que, en unos casos habrá que  derrumbar, como cuando nos referimos a los mecanismos de exclusión en nuestro mundo… ; y en otros, habrá que descubrirlas como lugares de encuentro y de creatividad, donde crear puentes y trabajar por la reconciliación (Proyecto Apostólico de Provincia, 14)

Visita del P. Arturo Sosa al Centro SAFA Blanca Paloma en Los Pajaritos

El cura y el iman

El cura y el iman, claves espirituales de un compromiso público, amistad y diálogo interreligioso, tendrá lugar el próximo jueves 14 de noviembre en el Centro Arrupe, a las 20:00 horas.

Asamblea SJM 2019: Tejiendo Red

Asamblea SJM 2019: Tejiendo Red         

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) ha celebrado la Asamblea Anual 2019 los días 27, 28 y 29 de octubre en Madrid, con el lema ‘Tejiendo Red’.  El Equipo técnico de Claver SJM ha participado junto a más de 70 personas de las entidades que forman parte de la red SJM en el encuentro anual, que ha tenido lugar en la Casa de Ejercicios de las Esclavas de Cristo Rey de Arturo Soria.

SJM, es la red de organizaciones del Sector Social de la Compañía de Jesús que trabajan en el ámbito de las migraciones y está formada por: Centro Pueblos Unidos y Padre Rubio de la Fundación San Juan del Castillo (Madrid), Fundació Migra Studium (Barcelona), Asociación Claver-SJM (Sevilla), Fundación Ellacuría (Bilbao), SJM Valencia, Red Íncola (Valladolid), Atalaya Intercultural (Burgos), Centro Padre Lasa (Tudela), Asociación LoiolaEtxea (Donostia). Además, forman parte de la Red el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (UP Comillas, Madrid) y la Delegación Diocesana de Migraciones de Tánger (sede en Nador).

El domingo 27 de octubre fue el momento de la llegada, bienvenida y acogida a los equipos participantes, con la primera cena compartida y un espacio de reencuentro y conocimiento mutuo.

 

La mañana del lunes 28 de octubre comenzaron las actividades propias de la Asamblea Anual. Tras la oración inicial, la presentación institucional corrió a cargo de la Coordinadora de SJM, María Carmen de la Fuente; y de Luis Arancibia, Delegado del Sector Social. Ambos presentaron los retos de futuro y los logros alcanzados bajo el hilo común de #TejiendoRed, el lema del encuentro. A continuación, varios grupos pudieron conocer los datos, aprendizajes y retos de cada una de las seis líneas de trabajo de SJM (CIE, participación, frontera sur, mujer, hospitalidad y diálogo interreligioso). La mañana se cerró con una presentación de cada una de las obras presentes en la Asamblea.

Una serie de diez talleres ocuparon la tarde del lunes en dos tandas diferentes. Dinámicas formativas de corta duración para aprender más en profundidad sobre algunas de las líneas de trabajo propias de SJM, así como sobre ámbitos de acción propios de algunas de las entidades de Sector Social (cooperación y Red Mimbre) invitadas, como Alboan (Mujeres en Marcha), Entreculturas (Ciudadanía Global), Fundación Amoverse (Acompañamiento educativo a familias migrantes) o IUEM Comillas (Convivencia en nuestros barrios). El día se cerró con la Eucaristía común y una actividad lúdica para la familia que forma SJM.

El martes 29 se inició también con la oración compartida para acto seguido celebrar un Camino de Emaús en clave de Hospitalidad que recorrió la distancia que lleva a la Casa San Ignacio de la Ventilla, el barrio madrileño donde tienen su sede SJM y Pueblos Unidos, además de las otras obras sociales. Tras la marcha compartida, Severino Lázaro, superior del núcleo y director de la Casa, presentó la historia de los jesuitas en el barrio y las entidades y proyectos presentes en el centro social de Casa San Ignacio.

Tras el descanso de Café y la visita a Pueblos Unidos, la Asamblea cerró con una emotiva y valiosa actividad de testimonios. Brígida Moreta (religiosa carmelita con 30 años como misionera en África, y que trabaja en CIE y programa Baobab de Pueblos Unidos) y Diego Fernández-Maldonado (abogado de SJM en Melilla) contaron su experiencia personal en toda su trayectoria, profundizando en la realidad que les conmovió a implicarse en su labor por mejorar la vida de las personas más vulnerables y las miradas y posos que les deja el trabajar en una realidad social muy complicada.

Tras la oración final a la que nos inivitó Alberto Ares, coordinador adjunto de SJM, cerramos la Asamblea Anual 2019 con una comida compartida.

Muchas gracias a los equipos de las entidades que viajaron a Madrid para disfrutar de la oportunidad de participar y aprender en este encuentro común. De la Asamblea salimos con energías renovadas para continuar nuestra misión, tanto en el ámbito local como en la red SJM, de acompañar, servir y defender a las personas migrantes.

Por una campaña que respete la convivencia

 

 

 

COMUNICADO ELECCIONES GENERALES 2019

15 de Octubre de 2019 

POR UNA CAMPAÑA QUE RESPETE LA CONVIVENCIA 

Más de 50 entidades sociales exigen a los partidos políticos una campaña que respete la convivencia

Una sociedad no puede ser democrática si no se fundamenta en el respeto escrupuloso a los DDHH y la convivencia y por ello piden que su defensa sea una prioridad y caracterice los discursos políticos en esta campaña electoral.

 Cuando se configura un discurso político que criminaliza o que genera miedo en torno a una parte de la vecindad, lo que se consigue es un empeoramiento del clima de convivencia y la calidad de vida para toda la sociedad.

 

España y el resto de Europa han sido y seguirán siendo sociedades inmersas en una dinámica mundial en la que las migraciones juegan un papel central. En un mundo globalizado las migraciones son consecuencia, en parte, de las enormes diferencias económicas entre países. Lejos de ser un problema para Europa, pueden ser una respuesta a los desajustes creados por un modelo económico que prima el beneficio de grandes multinacionales sobre el derecho a una vida digna de millones de personas. 

Frente a las corrientes que quieren señalar a las personas migrantes como un problema, exigimos a quienes aspiran a gobernarnos que, a falta de construir unas relaciones económicas más justas entre países, las políticas migratorias protejan los derechos humanos y garanticen el derecho más básico: La vida. 

Una sociedad no puede ser democrática si no se fundamenta en el respeto escrupuloso a los DDHH y a la convivencia. Pedimos que la defensa de los primeros sea una prioridad en las políticas de frontera y la defensa de la convivencia lo que caracterice los discursos políticos en esta campaña electoral. La defensa del “Derecho” puede legitimar la pérdida de derechos básicos. 

Respetar los derechos humanos en frontera es posible si se frena la dinámica criminalizadora de las personas migrantes y se facilita la acción de salvamento marítimo, la asistencia médica universal y la acogida humanitaria. 

Defender la convivencia es fácil cuando se recuerda que las personas migrantes son ciudadanos, nuestros vecinos y vecinas. Algunos nuevos y otros, la mayoría, llevan años conviviendo en nuestros barrios, que son los suyos también. En algunos casos han venido huyendo de situaciones que ponían en riesgo su vida o su libertad, en otros de unas condiciones económicas que hacían muy difícil su subsistencia y desarrollo o puede que simplemente decidieron migrar haciendo uso del derecho que toda persona tiene a buscar una vida mejor. Exigimos entonces que las migraciones no se usen como arma para arañar un puñado de votos a cambio de crear miedo al vecino, pues tras la campaña quienes habitamos los barrios y los pueblos necesitamos poder convivir y mirarnos cada día en la calle, en el comercio o en el patio del colegio viendo a una persona con la que compartimos el espacio y no a un enemigo. 

Nuestros pueblos y ciudades necesitan de propuestas que mejoren el bienestar de sus vecinos y vecinas. Cuando se configura un discurso político que criminaliza o que genera miedo en torno a una parte de esa vecindad, lo que se consigue es un empeoramiento del clima de convivencia y la calidad de vida para todos y todas en la sociedad. 

Por este motivo, las entidades firmantes hacemos un llamamiento a la responsabilidad en el discurso durante la campaña política que se avecina. De ello depende que tengamos una sociedad unida y que no se creen conflictos artificiales distrayendo de los verdaderos problemas de la mayor parte de la población como la vivienda, la precariedad en el empleo, la calidad del sistema educativo o la crisis medioambiental. Problemas reales que compartimos todas las personas que vivimos en España independientemente de dónde hayamos nacido por una casualidad del destino. Problemas compartidos que no vienen generados por las migraciones sino por el impacto en la ciudadanía de un modelo económico que genera desigualdad y precarización social. 

De cara al nuevo proceso electoral creemos fundamental subrayar que la migración no es un problema aparte, una política independiente: es un elemento transversal de todas las acciones por la ciudadanía, y es el momento de revisar las propias imágenes sobre la migración; no se trata de los españoles y los migrantes. Se trata de la ciudadanía.

Descarga la Nota de prensa aquí: Por una campaña que respete la convivencia

Gracias Adriana por tu presencia en Claver

Gracias Adriana por tu presencia en Claver, es lo que podemos decir de esta compañera infatigable que ha estado muy implicada en toda la misión de Claver SJM el curso pasado. Compartimos lo que para ella ha sido esta experiencia como profesional después de un año de contrato en prácticas con la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos.

Nueva etapa Un año lleno de aprendizajes, experiencias y emociones. Por Adriana Gullón.

Un año inesperado que ha marcado un antes y un después.

Adriana a su vuelta a Madrid después de un año de contrato en prácticas con la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos y el SJM Sevilla.

Estoy muy agradecida, y aunque ahora, debo asimilar todo lo vivido, volvería a repetirlo, sin duda. Digo asimilar porque a pesar de haber estado en contacto anteriormente con duras realidades, esta desde luego ha sido de las más intensas profesionalmente, quizás también de más larga duración. Y el haber tenido más responsabilidades durante un periodo más largo, me ha hecho plantearme muchas cosas, tomar decisiones, preguntar, dejarme aconsejar, compartir mis inquietudes… Y aprender del error, acierto, error, acierto…

Tras la carrera de Trabajo Social y el Máster de Cooperación Internacional al Desarrollo en la Universidad de Comillas, tuve la oportunidad de incorporarme con un contrato de prácticas en la Asociación Claver de Sevilla en septiembre 2018 por un año. En anteriores artículos describo un poco lo que he ido haciendo y conociendo, desde el acompañamiento a un grupo de mujeres de diferentes nacionalidades, también la primera atención de personas migrantes recién llegadas, visita a los CIE semanalmente con sus respectivos seguimientos y la colaboración con un proyecto de participación ciudadana en diferentes barrios de Sevilla. No solo he podido conocer una bellísima ciudad de mi país y sus costumbres (ya por fin sé lo que es la semana santa y la feria de Sevilla…) sino que también he aprendido sobre diferentes culturas latinoamericanas, africanas, también aprendí marroquí…. En definitiva, una inmersión.

Desde luego que ahora no puedo mirar la realidad con la que trabajan los jesuitas y el equipo de Claver como la miraba antes, quizás era sensible pero algo más ajena o ignorante.
Trabajar con ellos me ha dado otros ojos, me han dado la oportunidad de estar en terreno, con personas que no tienen nada más que una fortaleza que Dios sabrá de dónde sacan. En cambio otras las ves tan frágiles que les darías todo por verlas salir adelante.
Y ese gran dilema es un gran aprendizaje, que no estás ahí para salvar la vida de nadie, que haces lo que puedes y sobre todo escuchas a los que llevan años trabajando en esto.

He tenido la oportunidad de trabajar con personas que no sólo acompañan, sino que persiguen la justicia, prestan herramientas de empoderamiento velando siempre por la persona y entorno. Así, hemos visto casos de acompañamiento a familias y menores, entre otros.

Y ejemplo de ello es la información y transmisión pública que ha conseguido mediante diferentes medios como fueron: el informe sobre la mujer “Visibilizar lo invisible”, el informe CIE “Discriminación de origen“, el encuentro del Foro Social Frontera Sur, las reuniones con los diferentes barrios de Sevilla respecto a la participación ciudadana, reuniones nacionales e internacionales con SJM y JRS, el círculo de silencio en diferentes lugares de España…. O la exposición “Convivimos” donde tanto las personas que fueron fotografiadas como las que pudieron visitar la exposición, disfrutaron y agradecieron dicha iniciativa.

La asociación refleja sin duda una continuidad de trabajo que, gracias a sus esfuerzos y perseverancia es un gran ejemplo. Y un trabajo que obviamente trabaja en un contexto, en una realidad, donde las políticas influyen de una u otra manera, por lo tanto un aspecto del día a día que hay que tener en cuenta.  Recuerdo que antes de incorporarme a la Asociación Claver, me detuve a leer el documento por los 15 años de la Asociación, y me llamaba la atención la “espiritualidad política” que mencionaba José Mª Margenat Peralta, Co-fundador de la misma Asociación Claver. Y es que el trabajo realizado día a día es, como mencionaba anteriormente, pensado e integral.

Animo a visitar la página web de Claver y del Servicio Jesuita a Migrantes para mantenerse informado de los que están trabajando con la realidad misma.

Ya no estaré frente al ordenador con el resto del equipo cada día, ni me preguntarán si bajo a tomar café, o atenderé a una pareja que venga sin previa cita, tampoco correré para llegar a abrir el taller y ver si todo está limpio o pensar cómo saldrá dinámica preparada… Pero la oficina seguirá con su entretenimiento diario, quizás el café se tome más en serio y las propuestas y mejoras que se propusieron en la reunión de evaluación antes del verano se habrán puesto en marcha; así poco a poco Claver seguirá caminando en este contexto de acompañamiento y servicio a las personas que llegan a nosotros. Expectante por ver cómo se van realizando esos nuevos proyectos con las mujeres, alegre de saber que incluso en el tiempo de vacaciones mujeres aprovecharon y fueron becadas para algún curso. Y consciente de que cerrar esta etapa no es más que un nuevo comienzo.

Adriana y sus compañeros de trabajo en SJM Claver en Sevilla

Muchas gracias a todas las personas que colaboran y tratan de cambiar un poquito este mundo, mucho ánimo y mucha fuerza, especialmente en esta vuelta de vacaciones donde pueden ser muchos los retos. Gracias a la Universidad de Comillas por haberme dado esta gran oportunidad profesional.

 

Programa Ubunto y colaboración de Claver SJM

Programa Ubuntu

Para Claver-SJM siempre es un placer la colaboración con Andalucía Acoge. Ahora publica un estupendo libro con los aprendizajes compartidos sobre la intervención comunitaria en Andalucía. La contribución de Claver, a través de Josep Buades Fuster SJ, trata sobre las entidades religiosas y el proceso comunitario. Al fin y al cabo, el aprendizaje en años de acompañamiento a entidades asociativas y a comunidades religiosas, no solo por parte de Claver en Andalucía, sino de todo el SJM en España. El libro en su conjunto merece la pena:
https://acoge.org/wp-content/…/2019/09/Ubuntu_AAFF_web-2.pdf

Ubuntu es un programa de reflexión promovido por Andalucía Acoge sobre convivencia comunitaria. Se presenta como un espacio donde compartir aprendizajes sobre el trabajo comunitario, poniendo en valor el conocimiento colectivo de las organizaciones y las/los profesionales que trabajan en este ámbito.

En su primera y segunda edición, reunió a personas expertas de los cuatro sectores de la sociedad (Administración publica, Academia, Sociedad civil organizada y Empresa privada) para reflexionar e intercambiar sobre la acción comunitaria, contando así con la visión de organizaciones con intereses y prioridades distintos y complementarios.

Fruto de estos encuentros y en base a las necesidades detectadas en el terreno por los distintos agentes comunitarios, han propuesto una “caja de herramientas” donde cada agente comunitario puede descargar y compartir recursos tanto teóricos como prácticos, informarse en cuanto a subvenciones, participar en la elaboración de un lenguaje común a través de un glosario interactivo o descubrir experiencias distintas en otras comunidades o países.

Transformadoras en sesión de evaluación

Las participantes de Transformadoras tuvieron sesión de evaluación y cierre del curso.

Transformadoras es un proyecto promovido por Claver-SJM que busca fortalecer las capacidades para la inserción sociolaboral de mujeres migradas, que este año contó con aproximadamente 100 participantes en las diversas líneas de intervención.

El miércoles 12 de junio hemos vivido en clave de  «memoria agradecida»  todo lo experimentado en el curso, a través de los espacios de encuentro semanales,  oportunidad de crecer entre mujeres y fortalecer las propias capacidades. Mujeres resilientes que en su primera etapa de acogida han tenido que ir resituándose en este nuevo contexto en el que han sabido dar lo mejor de ellas mismas. En ese sentido, varias expresaron cómo se habían sentido y qué ha supuesto para ellas este espacio.

Josep Buades Fuster SJ, director de Claver SJM dio las palabras de bienvenida y recordó la importancia de contar con espacios de encuentro en los que podamos establecer relaciones en un marco de normalidad, con la sencillez de lo cotidiano.

Victoria Villagrán, miembro del Patronato de la Fundación Yanduri, organización que apoya y financia el proyecto recordó los objetivos de la Fundación y cómo se han ido adaptando según las demandas de cada tiempo, pero siempre con la perspectiva del apoyo a la mujer.

Este año se ha conformado un equipo técnico  que ha dinamizado el proyecto con la colaboración de voluntarios implicados desde diversas presencias, tanto en la formación como en la gestión y acompañamiento o en proyectos futuros de sensibilización a través de la fotografía con el apoyo de Nicolás Haro.  Entre los temas a destacar los vinculados a la formación profesional como el cuidado a las personas con diabetes, la formación acerca del sistema educativo y vías para acceder a la formación reglada o el curso de manipulación de alimentos que se viene desarrollando en coordinación con Fundación Radio ECCA.

Por otra parte,  también se ha contado con el asesoramiento jurídico en temas laborales y de extranjería, gracias a Aurora León Gonzáles, abogada laboralista, voluntaria de la entidad y a la colaboración profesional de José María Gordon Prats, abogado laboralista.

El cierre del acto contó con el momento artístico en el que Doinia Fenechiu, de la Asociación de Rumanos en Andalucía nos ofreció algunas de sus canciones y todas en un gran círculo sororo hemos podido celebrar la vida, que se nos regala e invita a ser transformadoras.

Discriminación de origen Informe CIE 2018 en Sevilla

La Asociación Claver SJM ha presentado este martes 11 de junio el #InformeCIE 2018 del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) España en Sevilla. Este trabajo de investigación-acción nace desde una doble perspectiva: desde la mirada de visitas semanales y el acompañamiento y el contraste con los datos oficiales. Han intervenido Josep Buades Fuster S.J, director de la Asociación Claver-SJM, autor del informe, Ilham Ennmer, voluntaria que realiza la tarea de traducción y acompañamiento y Armando Agüero Collins, coordinador del Programa CIE en la Asociación Claver-SJM.

El Informe Anual 2018 sobre Centros de Internamientos de Extranjeros (CIE) lleva por título ‘Discriminación de Origen’, haciendo referencia al trato diferencial prestado a personas de origen magrebí, que en su llegada al país pasan a comisaría policial para acabar en el CIE. Más de dos tercios (un 68%) del total de las personas internadas en 2018 eran de una de estas dos nacionalidades: marroquí o argelina. Por el contrario, desde el mes de agosto, se observa que las personas de origen subsahariano o asiático no han sido internadas en CIE, ya que en su llegada pasan a los Centros de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) y de ahí a recursos de acogida humanitaria ante la imposibilidad de efectuar su retorno al país de origen. Ya en esta fase de detención inicial de 72 horas se observan indicios de trato discriminatorio hacia las personas de origen magrebí.

En 2018 fueron internadas un total de 7.855 personas, lo que supone un descenso del 11% respecto al año anterior. De ellas, el 98% eran hombres. Más del 78% fueron internadas por la apertura de un expediente de devolución por entrada ilegal en el país. Sin embargo, de las 179 mujeres internadas, el porcentaje por este motivo se reduce al 40%.

Un total de 89 menores de edad fueron internados en CIE en 2018, según ha reconocido el Ministerio de Interior. La cifra es notablemente superior a la de 2017, cuando fueron 48 menores internos. Además, aumentaron el número de solicitudes de protección internacional desde CIE en 2018 hasta un total de 1.776, de las cuales el 30,6% fueron admitidas a trámite. La duración de la estancia en los ocho CIE del territorio se redujo ligeramente hasta una media de 26,08 días.

La cifra total de repatriaciones forzosas (suma de expulsiones y devoluciones) aumentó en un 22%, hasta 11.384, esto es, se repatriaron más de 31 personas al día durante 2018. Es considerable el aumento de ejecuciones de procesos de devolución (un 33% más que en 2017). Además, el porcentaje de expulsión y devolución desde CIE aumentó hasta el 58%.

Los equipos de personas de las entidades de la red SJM visitaron durante 2018 a un total de 807 personas en cinco centros: Aluche (Madrid), Zona Franca (Barcelona), Zapadores (Valencia), Isla de las Palomas (Tarifa) y La Piñera (Algeciras). En estas visitas se continúan apreciando situaciones de vulnerabilidad y posibles vulneraciones de derechos: deficiencias estructurales en la mayoría de centros; falta de detección de menores de edad y de atención a personas con enfermedades de carácter físico y mental; carencias en la asistencia legal y de interpretación de idioma; limitaciones en el uso de comunicaciones; tratos degradantes y vejatorios; y dificultades y trabas en el acceso a las solicitudes de asilo. El trabajo de las ONG que visitan los CIE, junto a la observación crítica de los juzgados de control y del Defensor del Pueblo señalan la denuncia por la mejora de las condiciones de vida y las garantías de derechos en los centros.

El SJM continúa identificando serias deficiencias en la gestión de situaciones de crisis dentro de algunos CIE, así como graves episodios de violencia. Frente a esto, el diálogo que se articula en torno al trabajo de denuncia y defensa desde las entidades que visitan los centros de internamiento, junto a instituciones como el Defensor del Pueblo, los jueces de control y otras instancias de la administración, sigue resultando clave para defender los derechos de las personas migrantes.

En definitiva, se consolida el uso abusivo del internamiento, como herramienta en la lucha contra la inmigración irregular en la frontera sur, sin embargo sigue sin tener un efecto disuasorio, generando en cualquier caso mucho sufrimiento. Esta labor de denuncia se dirige a una reivindicación fundamental: el fin del internamiento y la privación de libertad, el cierre de los CIE y la necesidad de explorar alternativas más humanas que faciliten procesos de integración social.